Analizamos legalmente el nuevo Alphabet de Google

A mediados de agosto, Google anunció que a partir de ese momento su actividad se iba a repartir entre 7 compañías diferentes. A este conglomerado empresarial le llamaron Alphabet. En La Voz de Galicia quisieron arrojar luz sobre las implicaciones legales que tendría este cambio de estrategia para el gigante de Silicon Valley. Por ese motivo, invitaron a Víctor Salgado, socio de este bufete, a escribir un artículo explicativo:

google aphabet

3 Aspectos legales que tendrá que afrontar Alphabet

Son muchos los cambios que están ocurriendo ahora en la compañía pero, centrándonos en nuestra especialidad, existen 3 aspectos que el gigante estadounidense deberá cuidar detalladamente:

Alphabet, las implicaciones legales del cambio de nombre

El primer problema al que se tendrá que enfrentar Google será el propio nombre que ha elegido para esta nueva etapa. Resulta que Alphabet ya es una marca registrada, nada menos que por BMW. Además, las grandes Redes Sociales como Facebook o Twitter ya cuentan con usuarios con ese nombre. Por lo tanto, puede que la empresa tenga problemas con el uso comercial de su nueva marca.

La propiedad intelectual en Alphabet

Otro aspecto que Google tendrá que estudiar muy a fondo es el de la propiedad Intelectual. La empresa posee un gran número de patentes y licencias que deberá repartir muy bien entre sus nuevas hermanas. Deberá hacerlo a través de acuerdos de cesión o licencias de uso.

El derecho al Olvido

Alphabet no podrá ignorar una de las decisiones judiciales que más impacto han tenido en Google: la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 13 de mayo de 2014 sobre el derecho al olvido. Una sentencia que reconoce el derecho de todos los europeos a ser olvidados en Internet, es decir, a pedir la retirada de determinados enlaces del buscador. A pesar del cambio, Alphabet deberá seguir respetando esta premisa ya que cualquier empresa que preste servicios similares a Google debe asumir dicha sentencia.

Si queréis leer el artículo completo podéis hacer clic aquí, como siempre ha sido un placer colaborar con La Voz de Galicia.

 

es_ESEspañol