La política de tratamiento de datos después de Safe Harbor |Podcast ATIC

En octubre se publicaba el primer Podcast TIC de ATIC Abogados, un espacio para aprender de derecho y tecnología ni más ni menos que de la mano de David Maeztu, gran compañero experto en Derecho TIC. La parte estrella del programa consiste en traer de invitado a un abogado TIC, un honor que el primero haya sido Víctor Salgado.

El tema a tratar fue el caso Safe Harbor y cómo queda la política del tratamiento de datos después de la última sentencia del Alto Tribunal. “Si ya nos  habíamos recuperado de la sentencia del derecho al olvido, con esta ha caído un nuevo castañazo que ha supuesto un pequeño terremoto”, bromeaba Víctor.

Todo empezó gracias a un ciudadano austriaco que se fue a litigar a Irlanda para defender su privacidad en Facebook, animado por el caso Snowden. Como decía Salgado, la historia tiene todos los elementos para convertirse en una buena película de abogados. Finalmente, la decisión del Alto Tribunal ha anulado el llamado Safe Harbor (Puerto seguro).

¿Qué es el Safe Harbor?

“El Safe Harbor es una ‘pequeña trampa’ para legalizar una situación que no debería ser legal:  La exportación de datos de europeos a EEUU, concretamente datos que empresas, ya sean sedes de multinacionales o europeas, ceden a EEUU)” explicaba Víctor en el programa. Y es que, con la legislación actual, no se podrían trasmitir datos personales a EEUU sin el cumplimiento de requisitos especiales ya que no es un país que tenga una legislación equiparable a Europa en materia de privacidad.

Para solucionar este problema en el año 2000 se firmó un convenio con EEUU, el llamado “Safe Harbor”. Lo que dio cobertura al gran negocio de la red: los datos. Así, con el auge de Internet y las Redes Sociales, surgieron miles de servicios “gratuitos” a los que accedemos pagando con nuestros datos.

¿Por qué se ha invalidado el Safe Harbor?

Lo que ocurrrió con el Safe Harbor fue la comisión encargada de certificar que se adoptaba un marco de seguridad adecuado para los datos de carácter personal no hizo, en palabras del Alto Tribunal, su trabajo.

“Esto ha sido un ‘apaño’ porque los intereses económicos son enormes dado que a Europa le interesa que los datos fluyan entre nuestro continente y EEUU pero que evidentemente no se puede hacer a costa de los derechos fundamentales de los ciudadanos” opinaba Salgado.

Víctor explicaba queLa propia legislación de EEUU garantiza al gobierno acceso a datos bajo la mera sospecha de actividades criminales y terroristas”. Por ese motivo, las empresas que almacenen datos personales europeos, aunque quisieran cumplir con la normativa de protección de datos, no podrían hacerlo por la propia legislación Norteamericana.

¿Qué ocurrirá tras el fallo?

El Alto tribunal afirmó que, después del fallo autoridades, como la Agencia Española de Protección de Datos, tendrían potestad para investigar si se está cumpliendo con la normativa en las transferencias de datos a otros países extracomunitarios. Aunque Salgado matizaba que esto es muy complicado.

La propia Comisión dice que ellos estarían dispuestos a intentar negociar un nuevo Safe Harbor. Pero, bajo la opinión de Victor “siempre que sigamos con la misma legislación norteamericana, mucho me temo que está solución la veo en vía muerta”.

Salgado no quiso acabar su intervención sin agradecer la labor ciudadana del austríaco que lo empezó todo: “Hay que dar las gracias a este ciudadano. El fallo es una iniciativa de ciudadanos, una lucha de un particular que actúa y se va al fuero adecuado”.

Para escuchar el podcast completo haz clic aquí.